Seguramente en algún momento te habrás preguntado quién -o quiénes- son las personas que están detrás de esta página. Pues bien, somos un grupo de padres y madres unidos por una misma causa, y esta es la de hacer que tanto nosotros como nuestros hijos podamos tener unas condiciones de salud apropiadas aun viviendo en casas con humedades. Porque, desgraciadamente, muchos de nosotros no tenemos el presupuesto ni los medios para hacerles frente, tampoco un seguro que lo cubra al 100% ni dinero para repararlas.

De este problema nace una idea. Una página web en donde poder informar a todos aquellos que así lo deseen acerca de los tipos de humedades que existen, cómo repararlas, posibles soluciones y, en definitiva, todo lo que tenga que ver con las mismas. Porque la verdad, no es algo cómodo de tener y, a pesar de que de una manera u otra hayamos podido hacer frente a las mismas, muchos de los que participamos en este proyecto aun seguimos conviviendo con humedades en nuestras casas, y eso, a la larga, sabemos de sobra que se verá reflejado en nuestra salud.

Es por ello que mediante este pequeño blog hemos decidido compartir nuestras experiencias, información relevante, algunos profesionales que nos han ayudado y que, además, recomendamos por su profesionalidad. En definitiva, tratamos de hablar acerca de todo lo relacionado con la aparición de humedades para que tú, ya sea por cuenta propia o a través de los especialistas que pondremos a tu disposición, puedas hacer frente a las incómodas humedades; de manera que puedas mantener tu hogar seco y en perfectas condiciones.

¿Qué consejo daríamos a alguien que se enfrenta por primera vez a este problema?

Si hay algo que hemos aprendido por el camino es que la limpieza es una de las claves para mantener un hogar seco y en condiciones de humedad adecuadas. Porque muchas veces el moho acumulado, el polvo y otros factores de la misma índole pueden favorecer la aparición de humedades en las paredes o en el techo, haciendo que, una vez más, tengas que gastarte el dinero para poder solucionarlas.

Recuerdo una vez en la que, por no estar atentos a la garrafa en donde ponemos el agua del aire acondicionado, la vecina de abajo subió a quejarse. Que si le habíamos hecho una humedad por filtración y que era nuestro seguro quien tenía que pagarla. En fin, ya te puedes imaginar la cara que se te queda cuando descubres el porqué del asunto. Y es que con cosas como estas hay que ir con cuidado. Porque en este caso, el seguro de hogar sí que cubría esta humedad, pero hay otros tipos de humedades que no entran dentro de la póliza; por lo que la broma puede salirte por 200-300€. Así que, mejor será que vigiles el agua del aire acondicionado. Sobre todo si tienes parqué, porque eso filtra que da gusto.

Como esta, podríamos contarte un montón de historias más sobre humedades. Pero no lo haremos porque sabemos que no es un tema que suscite demasiada atención, así que si quieres estar al tanto de información relevante a las humedades, consejos o posibles soluciones que vayamos descubriendo, síguenos en nuestras redes sociales de: Facebook, Twitter y Google+.

En el caso de que tengas cualquier duda o pregunta, puedes hacérnosla llegar mediante nuestro Formulario de Contacto, a través del cual intentaremos responderte lo antes posible.

Muchas gracias por tu atención ¡y nos vemos por el blog! 😉

El equipo de humedades24.com