En primer lugar es importante remarcar que estos tipos de humedades, en combinación con las de filtración directa, son las que normalmente suelen aparecer en cualquier vivienda, ya sean edificios antiguos o pisos de nueva construcción.

Las humedades por capilaridad se desarrollan siempre en la parte baja del muro, de los tabiques o de las plantas bajas, y en múltiples ocasiones también lo hacen cerca de zonas en donde el agua subterránea está presente, siendo el fenómeno de la capilaridad el culpable principal de que aparezcan.

Esperemos que en este apartado puedas sacar información de utilidad y que te pueda servir para solucionar este problema. Si esto fuera así, nos ayudaría mucho que pudieras compartirlo en las redes sociales de manera que más gente pueda saber cómo reparar este tipo de humedades 🙂

¿Qué es la capilaridad?

La capilaridad es una característica propia que tienen los líquidos y que les permite, mediante pequeños tubos o conductos, la ascensión a través de los capilares de los muros.

Este, es un problema que representa cierta complejidad, ya que al mismo tiempo provoca humedades pero también ambientes insalubres así como desperfectos en la pared.

Algunos de esos desperfectos son:

  • Daños en los paramentos
  • Abombamiento y desconchamiento de la pintura
  • Desprendimiento o deterioro del enfoscado
  • O deficiencias estructurales de carácter moderado

¿Qué son las humedades por capilaridad?

Los flujos verticales de agua que proceden del nivel subterráneo a través de estructuras porosas se definen como humedades por capilaridad. Así pues, el agua sube por medio de los poros del muro actuando como una especie de mecha encendida que en última instancia provocará problemas de humedad, ya sea en el suelo o en la pared.

cómo quitar la humedad por capilaridad de una pared

Pero si hay algo que realmente la produzca es el hecho de que tanto el agua como las sales minerales de la parte interna del suelo asciendan a través de los capilares y de los poros de los muros sobre los que se cimientan las viviendas.

Y es que por regla general, este tipo de humedecimiento es provocado por el agua que se posa sobre la superficie encima de la cual está construido el edificio, haciendo que el moho en paredes y techos aparezca de forma natural e induciendo a la aparición de humedades que serán más o menos pronunciadas dependiendo de la cantidad de agua que las bases y las paredes sean capaces de absorber.

Cómo detectarlas a tiempo

Gracias a la propiedad que hemos comentado antes, los líquidos ascienden por el capilar a través de tabiques y muros hasta que llegan a una altura determinada, algo así como si se tratara de una esponja.

No obstante, la altura que estos alcancen puede venir determinada por varios factores, como puede ser la evaporación, la porosidad de los materiales y paramentos o incluso por la propia humedad.

Es por ello que es muy frecuente el hecho de encontrarse suelos y paredes en donde la humedad cubra los 60 o 70 centímetros iniciales.

En suma, dichos muros se encuentran, literalmente, cubiertos de agua hasta la altura comentada, aunque también es importante tener muy en cuenta ciertos elementos que puedan haber alrededor, como son los cables, aparatos eléctricos, pilares o incluso el propio mortero.

Todo lo que acabamos de comentar suele aparecer en la parte interna, pero de cara al exterior los síntomas más comunes de humedad por capilaridad son las manchas oscuras, el salitre o sales de cristalización o incluso los famosos cercos perimetrales.

Por regla general, las humedades por capilaridad se intensifican durante los meses de invierno, en donde el clima húmedo y lluvioso hace que su altura y presencia en la pared aumente de manera considerable.

tratamiento de humedades por capilaridad mediante inyecciones

Esto último se debe principalmente al hecho de que el muro no transpira, lo cual puede venir derivado, por ejemplo, de haber aplicado previamente diversas capas de revestimientos impermeables con el fin de tratar de eliminarlas.

En este caso, la excesiva humedad que se produce a raíz de la capilaridad suele evaporarse por las zonas que más transpiran, haciendo que los distintos materiales vayan absorbiéndola y, por consiguiente, esta ascienda a través de las estructuras internas de la vivienda.

Por su parte, la humedad por capilaridad a menudo provoca un ambiente humedecido y un desconchamiento de la pintura en las partes interiores de sótanos y plantas bajas, siendo una de las causas principales el agua que procede del subsuelo.

Algunos de los desperfectos que producen son:

  • Desconchones de pintura en la pared.
  • Olores fuertes a humedad.
  • Problemas en el sistema respiratorio.
  • Sales de erosión y condensación en las paredes.
  • Deterioro e imperfecciones de los muebles.

Cómo solucionar las humedades por capilaridad

De cara a poder darte una visión lo más completa y clara posible acerca de las técnicas y métodos que existen para poder solucionar este tipo de humedad, vamos a comentar brevemente cada una de ellas de manera que puedas tener una variedad de remedios de entre los que poder elegir.

Nota: no existe una solución ideal puesto que a cada cual le podrá funcionar mejor una cosa u otra. Sin embargo, todas ellas son perfectamente válidas y útiles para poder deshacerse de ellas.

Lo primero y más urgente que tendrás que hacer si quieres eliminar humedades es contratar a un buen profesional que pueda hacerte un diagnóstico acertado. Pues el tratamiento de estos tipos de humedades no es ningún juego y si no se hacen correctamente, en un futuro no muy lejano es muy posible que te vuelvas a topar con el mismo problema.

Barreras físicas

Estos tipos de barreras se utilizan generalmente en muros de ladrillo, en donde, con una maquina especializada, se realiza un corte transversal en el muro de manera que se pueda introducir una capa impermeable que permita reforzar el aislamiento y sellar las juntas.

Normalmente estos métodos suelen utilizarse en edificios y pisos que han sido construidos recientemente, dado que esta técnica suele requerir de una actividad bastante movida que en última instancia podría afectar los cimientos de una edificación antigua.

Barreras químicas

Esta técnica consiste en rociar la parte interna de los muros con productos específicos que permitan impermeabilizar la entrada de agua pero que a su vez facilite la evaporación de la misma, tratándose en la mayoría de los casos de compuestos siliconados o de resinas disueltas en agua.

Sin embargo, para una efectividad mayor es importante que aquella persona que aplique estos productos se cerciore previamente de que el aislamiento contra la humedad se ha realizado de manera correcta, ya que si mientras está reparando falla en algún sitio, las subidas y la propiedad ascendente del agua serán, si caben, aun peores.

cómo solucionar la humedad por capilaridad

Inyecciones químicas antihumedad

Dentro de las barreras químicas, una de los métodos más efectivos es la utilización de inyecciones químicas. Este sistema está basado en la inyección de componentes químicos que se seleccionan específicamente según los tipos de humedades y los problemas que se tengan, de manera que se cree una especie de barrera impermeable que evite la subida del agua a través de las partes internas de los muros.

Este tipo de tratamiento suele venir de la mano de impermeabilizantes así como de la sustitución de revestimientos estropeados por unos más nuevos. De esta manera, y en combinación la estructura micro porosa de las cubiertas que se colocan en los tabiques, se conseguirá eliminar los posibles problemas de humedades que pudieras tener.

Barreras eléctricas

Este tercer método está basado en la utilización de instrumental electrónico especializado, el cual emite una señal que consigue cargar positivamente el muro y anular por completo el campo electroestático del mismo, lo cual hace que se invierta la polaridad y que la humedad producida sea incapaz de ascender por el grosor de los poros capilares.

Una de las ventajas principales de las barreras eléctricas es que no necesitan de instalación de obra para su utilización, lo cual te permite ahorrar en dinero, tiempo y ruido así como aumentar en eficacia y utilidad; siendo además totalmente compatibles con todo tipo de pavimentos.

Eso sí, desde Humedades24.com recomendamos que tan pronto hayas sido capaz de eliminar la humedad por capilaridad, sanees cualquier tipo de material que pueda haberse visto afectado por la misma, como puede ser el caso del revoco o de pinturas y morteros transpirables, puesto que esto te permitirá, entre otras cosas, que el aislamiento térmico sea de mejor calidad.

Electroosmosis inalámbrica

Dentro de las barreras eléctricas, el sistema de electro ósmosis inalámbrica es uno de los más efectivos, y está basado en un principio que fue descubierto por F. Reuss en el año 1809, en donde esta persona consiguió relacionar el ascenso del agua a través de los capilares de los muros con su carga eléctrica.

La electroosmosis inalámbrica ha sido ideada para emitir ondas electromagnéticas, de manera que se invierta la polaridad y, por ende, se produzca la bajada del agua y la desecación de suelos, techos y muros.

De esta manera, se consigue un drenaje por capilaridad que te evitará el hecho de tener que comprar pintura antihumedad y que tengas que gastarte el dinero en impermeabilizantes para el hogar.

La electroosmosis inalámbrica no tiene peligro alguno para las personas que residen en la vivienda.

humedad por capilaridad y electroosmosis

Higroconvectores

El último método que veremos en esta ocasión es el de la utilización de higroconvectores. Este sistema consiste en ensartar dentro del muro tubos cerámicos o de plástico gracias a los cuales se consigue crear un flujo de aire continuo.

Cuando dicho aire sale hacia el exterior, se lleva con él cualquier tipo de resto de humedad interna que pueda haberse originado dentro del muro, haciendo que este se mantenga lo más seco posible.

Conclusiones y consejos finales

Como habrás podido observar, el tratamiento de humedades puede variar en función de los problemas que tengas, del humedecimiento previo que hayan absorbido los muros, del rocío y de la cantidad de agua que sea capaz de acoger la superficie sobre la cual ha sido edificada la vivienda.

Así pues, antes de asustarte por ver alguna de las señales que te hemos comentado y gastarte el dinero en impermeabilizantes, os recomendamos que ventiléis. Sí, tan fácil como eso. Ventilar la casa. Con tan solo 10 minutos será suficiente. Esto se debe a que en muchas ocasiones los muros y estancias del hogar acumulan una sobre saturación de vapores que normalmente se producen a causa de las lluvias o nieblas sucedidas durante el invierno.

No obstante, siempre es aconsejable que acompañéis la ventilación con algunos de los productos antihumedad para paredes que, a día de hoy, venden en tiendas especializadas. Vale que esto supone un gasto, pero ya no será un desembolso de dinero tan importante como podría ser el hecho de llamar a una empresa especializada que tenga que presupuestar y definir los materiales y costos del “arreglo” de la humedad. Así que, id con ojo antes de dar cualquier paso porque ¡os ahorraréis muchos billetes!

Vídeo sobre la humedad por capilaridad:

Más información: